Fontanela anterior (La mollera)

Share

 La mollera es el nombre popular que recibe la fontanela anterior que es un espacio en el cráneo entre el hueso frontal y los

parietales. Si bien puede aportar datos valiosos al pediatra, rara vez es útil para la mayor parte de los padres, lejos de esto suele ser causa de preocupación, muchos mitos y creencias erróneas. Este espacio suele ser útil al nacimiento ya que permite que los huesos del cráneo puedan imbrincarse unos con otros, lo que permite disminución del cráneo del bebé para favorecer su paso a través del canal del parto. Una vez que el niño nace la fontanela se mantiene abierta y permite una comunicación más directa entre el cerebro y el espacio exterior ya que no existe hueso en esta zona, sin embargo esta recubierto con una gruesa capa fibrosa que impide que el cerebro pueda resultar dañado, de antemano el palpar esta zona no representa riesgo alguno para el bebé. La fontanela anterior puede ser útil ya que permite la visualizaciòn directa del cerebro a través de ultrasonido, lo cual se conoce como ultrasonido transfontanelar, lo cual es muy útil en los recién nacidos prematuros. La fontanela suele reflejar de forma indirecta la presión intracraneana y el estado de hidrataciòn del paciente, por lo que una fontanela abombada puede representar el aumento de la presión dentro del cráneo debido a diferentes problemas mientras que una fontanela hundida puede representar una deshidratación moderada o importante. Sin embargo durante el día pueden existir cambios de la fontanela, por lo que la gente debería dejar de preocuparse por su existencia y no intentar evaluar su estado. Es fácil observar que la fontanela pueda protruir durante el llanto intenso, tampoco es raro observar cambios en la tensión de la fontanela con el simple hecho de cambiar al niño de posición de acostado a sentado. También es frecuente notar que la fontanela pueda pulsar de forma notoria, lo cual no suele constituir problema alguno. La fontanela suele cerrar antes de los 2 años de edad con un rango que puede ser entre los 5 a 26 meses de edad, por lo que podemos ver que el rango suele ser muy amplio. Sabemos que a los 3 meses de edad sólo se cierra normalmente el 1% de las fontanelas, 38% al año y 96% a los 2 años de edad. La edad media para el cierre es de 13.8 meses de edad. El tamaño de la fontanela al nacimiento generalmente está entre 0.6-3.6cm con una media de 2.1cm que suele ser la medida promedio que puede ser palpada comunmente. El cierre suele ser antes en los niños que en las niñas. Podemos también ver a la fontanela como una forma de protección, ya que en el caso de un golpe la fuerza que se genera durante el impacto o la inflamación que se pudiera generar suele escapar parcialmente a través de este orificio, lo cual evita que la presión se concentre dentro del tejido cerebral, podemos ver que esto es útil en los niños ya que la mayor parte de las veces tienden a caer con la cabeza y que los golpes de cabeza son sumamente frecuentes durante los primeros 2 años de vida. Un tamaño anormalmente grande o anormalmente chico de la fontanela pueden ser el reflejo de una enfermedad al igual que un cierre muy temprano o muy tardío. Lo más importante es que las personas deberían de dejar de preocuparse por la fontanela y que dejen este trabajo al pediatra quien tiene la experiencia para poder hacer una evalución adecuada. Los mitos y preocupaciones infundadas deben de desaparecer conforme la gente vea a esta estructura más como algo normal que como una fuente de problemas que realmente rara vez existen.

Comparte esto

Información adicional