Reflujo en niños

Share

El paso del alimento desde la boca al estómago se realiza mediante un largo tubo muscular que se conoce como esófago, ya en el estómago existen ácidos que se encargan de la digestión de los alimentos, como este jugo gástrico ácido puede ser dañino para el estómago existe la presencia de una estructura que es el esfínter esofágico inferior, que se encarga de evitar el reflujo de ácido o alimento hacia el esófago, esta estructura se encuentra en la unión del esófago con el estómago y aunque no es anatómicamente visible, funciona como una zona de presión aumentada (válvula) que evita normalmente el reflujo.

El Reflujo Normal:
En el lactante normal se presenta con mucha frecuencia el regreso de material gástrico hacia  la boca, este fenómeno conocido por todos los padres y que se le da el nombre de reflujo es completamente normal y no produce ninguna consecuencia sobre la salud del niño. Debe ser diferenciado de la Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico (ERGE) que es la presencia de un reflujo anormal con consecuencias a veces graves sobre la salud del niño. Si consideramos que el lactante tiene una falta normal del desarrollo del esfínter esofágico inferior y la presencia de una posición horizontal casi constante durante los primeros meses, es lógico pensar que el reflujo es normal en los lactantes pequeños y tiende a mejorar con la edad siendo evidente esta mejoría entre los 18-24 meses. Debemos evitar el sobrediagnóstico y más aún el tratamiento innecesario que se ha dado últimamente al reflujo normal, por ello se debe tratar únicamente pacientes con síntomas claros de ERGE.
Cómo mejorar el reflujo:

  • Mejore la técnica alimenticia
  • Saque el aire al bebé con frecuencia, la técnica es importante (consulta a tu pediatra)
  • Evita sobrealimentar al bebé con tomas muy grandes
  • Procuren mantenerlo más levantado durante las tomas y manténgalo vertical posterior a las tomas.

La Enfermedad por Reflujo Gastro-Esofágico:
Los niños con ERGE (Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico) generalmente pero no siempre presentan vómito (reflujo), sin embargo existen síntomas y manifestaciones diversas como son: falta de ganancia de peso, llanto intenso (por dolor) después del alimento lo que es el reflejo de la esofagitis (irritación del esófago causada por el ácido gástrico), existen además manifestaciones respiratorias como neumonía, estridor, infecciones respiratorias repetidas, cuadros de tipo asmático, apnea(el niño deja de respirar), también se puede presentar desaturación de oxígeno en sangre, bradicardia(baja de la frecuencia cardiaca), sangrado de tubo digestivo (sangre en el vómito o evacuaciones oscuras), anemia e incremento del riesgo de muerte súbita(por aspiración del alimento a bronquios). Debido a la gran variedad de síntomas, la ERGE puede ser difícil de reconocer por lo que el pediatra deberá ser cuidadoso para establecer el diagnóstico correcto. Recuerda que todos los niños normales tienen reflujo pero sólo algunos presentan ERGE y el vómito puede no ser la manifestación predominante. Si tu hijo presenta alguno de los síntomas comentados por favor consulta a tu pediatra. Debes notar que la enfermedad por reflujo puede simular otras enfermedades y el diagnóstico a veces no es fácil.

Síntomas de Reflujo:
Como ya vimos la enfermedad por reflujo gastroesofágico puede ser un problema importante con síntomas muy variados, algunos de los síntomas más frecuentes que pueden sugerir que tu hijo tenga reflujo son las siguientes:

  • Si el bebé gana poco peso

  • Si el bebé vomita frecuentemente (más de una o dos veces diariamente)

  • Cuadros de neumonías recurrentes

  • Muestra malestar al comer (se rehúsa a comer, se pone rígida, se arquea, rechaza el pecho o la botella)

  • Hipo persistente

  • Tos persistente

  • Congestión crónica nasal ( por la aspiración)

  • Episodios frecuentes de ahogamiento

  • Una hora o más de llanto al día

  • Mal aliento

  • El niño se queja de dolor en el pecho

  • El niño se queja de dolor al comer

  • Trastorno del sueño
  • Comportamiento de rumiación
  • Anemia

Ten en cuenta que estos síntomas no son exclusivos de la enfermedad por reflujo pero la combinación de varios de estos síntomas suele ser muy sugestiva. Problemas como la intolerancia a las proteínas de la leche (u otras formas de alergia) pueden dar estos síntomas, por lo que hay que tener encuenta siempre otros diagnósticos.

Estudios de Laboratorio y Gabinete:

Los estudios diagnósticos indicados pueden ser la realización de una serie esófago-gastro-duodenal en donde se le administra medio de contraste por la boca al niño y mediante rayos X se observa el trayecto de este y si se presenta o no reflujo, es un método muy difundido aunque puede inducir varios falsos positivos. La endoscopía es un método útil para valorar datos de esofagitis aunque en la práctica resulta costoso y poco práctico. Quizá el método más útil es la medición del pH esofágico o pHmetría en donde se coloca una sonda en el esófago que mide de forma constante el pH en el esófago,observándose entonces los periodos de reflujo por un aumento de la acidez en el esófago, la gran utilidad es que puede cuantificar el grado de reflujo. Todos los métodos deben ser indicados y evaluados por un pediatra calificado.
Recomendamos también descartar la posibilidad de alergias, principalmente a las proteínas de la leche como causa del problema de reflujo.

Tratamiento(Medidas Generales):
El tratamiento comprende medidas generales que pueden ser útiles incluso en los niños normales:

  1. Sacar adecuadamente el aire al bebé y mejorar la técnica alimentaria
  2. No acostar al bebé inmediatamente después de comer y acostarlo en posición ligeramente inclinada, nunca acostarlo boca abajo
  3. Ofrecer una menor cantidad de leche pero con mayor frecuencia

Tratamiento médico:
Se usa cereal para espesar la leche o fórmulas especiales que evitan el reflujo fácil, se gregan además medicamentos procinéticos(que mejoran la motilidad intestinal y mejoran el tono del esfínter esofágico inferior) como la metoclopramida y la cisaprida, es importante recordar que el uso de medicamentos  como la cisaprida puede tener efectos colaterales severos al ser combinados con otros medicamentos. También se usan antiácidos y bloqueadores de la secresión ácida como cimetidina. Sin embargo recuerda que el tratamiento con medicamentos debe ser reservado para pacientes con ERGE demostrado y el tratamiento puede ser largo, tedioso y quizá no evite por completo el vómito pero en los niños con ERGE disminuyen las complicaciones que como ya vimos pueden ser graves.

Tratamiento quirúrgico:
Esta reservado sólo para casos graves o que no mejoran con el tratamiento médico, es muy efectivo pero tiene sus riesgos y no está libre de complicaciones, el tratamiento más usado es la funduplicatura de Nissen. Consideramos que antes de someter a un niño a un tratamiento quirúrgico se deben de descartar otras posibles causas de reflujo como alergia alimentarias, principalmente alergia a proteína de la leche.

Complicaciones y secuelas:
Los niños con ERGE pueden tener serias complicaciones como desnutrición crónica, anemia, lesiones en el esófago, lesiones pulmonares, lesiones neurológicas, incluso se puede llegar a la muerte en caso de aspiraciones masivas de contenido gástrico al esófago y como consecuencia de infecciones

Conclusiones:
Aunque todos los niños presentan reflujo sólo algunos de los niños presentan síntomas atribuíbles al reflujo. Estos niños deben ser adecuadamente diagnosticados y tratados para evitar complicaciones serias, sin embargo debemos evitar sobrediagnosticar la ERGE ya que el tratamiento significa también ciertos riesgos y responsabilidad para los padres. Debemos considerar además otros problemas asociados como alergia o intolerancia a las proteínas de la leche que se puede manifestar como reflujo en muchos casos e incluso puede ser causa directa del reflujo.

Comparte esto

Información adicional